HomeBlogLa Fórmula Mágica para Olvidar (Cuento)

La Fórmula Mágica para Olvidar (Cuento)

Por: Fredys Ruiz Cudriz

Muy de mañana, después de cepillarse los dientes, Omar se  propuso encontrar a su abuelo en una de las seis habitaciones y dos patios que tenía la casa. Abrió la puerta de la tercera habitación y allí le encontró: vestido aún en pijama, con las sandalias fuera de sus pies. Le observó despierto pero somnoliento, recostado plácidamente en su vieja silla de mimbre, mil veces deteriorada y reparada otras mil y una veces.

Se le acercó tímidamente y procuró hablarle  sin asustarlo.

_ ¿Qué pasó mijito? Musitó el anciano con esa voz grave y agradable de los que han visto eternos otoños sin luz eléctrica.

_Abue…no quería molestarlo…pero quería preguntarle algo.

_Ahhhhh… ¿querías?  ¿O sea que ya no quieres?..

_No, No abuelo…si te quiero preguntar….tiene que ver con ella…

Omar entresacó una fotografía envuelta en una hoja de papel amarillento y se la acercó a abuelo.

_Y quién es ella? Preguntó él mientras se incorporaba de mejor manera en el sillón.

_ Abuelo: ella es María, una niña que estudia conmigo…bueno estudiaba porque la semana pasada se mudó con su familia hacia la capital….ella era mi novia…

_Ah, ya veo. Qué pena que se haya ido…y ahora qué piensas… ¿qué vas a hacer?

_Abuelo es que quiero olvidarla y no sé cómo…

_ Es difícil pero sé de una fórmula que te puede servir…

El hombre curtido en años y en penas, veterano de alguna guerra no registrada en ningún libro de historia, se rasgó la garganta y se enderezó sentándose en el sillón: iba a hablar.

­_ Lo primero que debes hacer es esperar la primera noche de luna llena y salir al patio a las doce de la noche más o menos, tomar entre tus manos esta fotografía de María y repetir 125 veces, ni una más ni una menos: “Quiero olvidarte María”. Después tienes que rezar doce Padrenuestro y en el último, dar tres volteretas hacia atrás; sentarte en el pasto y llorar, copiosamente y sin pausa, durante tres minutos, exactos.  Cuando hayas hecho esto, deberás suspirar diecisiete veces y tomar tres piedras en tus manos y lanzarlas una a una lo más fuerte que puedas hacia el horizonte, ten cuidado de no lastimar a nadie. Luego busca un hormiguero en el patio y con una varita molesta a las hormigas hasta que salgan y te piquen. Debes sentir que por lo menos 7 hormigas lo hagan.  Suena tu nariz dos veces y límpiate las manos en el pasto. Después te colocas de pie y gritas con todas tus fuerzas cuatro veces: María ya no te quiero, María ya no te quiero, María ya no te quiero… ¡MARÍA YA NO TE QUIERO!

Omar estaba absorto. Obnubilado por la retórica estridente y locuaz de su abuelo materno y por la seguridad y fuerza con que le explicó esta extraña y novedosa fórmula, no se atrevió a proferir palabra alguna.

Después de un breve pero eterno silencio, Omar De Jesús Araujo, tomó el valor suficiente y necesario para hacer la pregunta más decisiva y trascendental que habría hecho a sus catorce escasos años.

-Abuelo: y esa fórmula ¿me servirá para olvidarla?

El abuelo suspiró hondamente con una nostalgia de tierra mojada y recuerdo perdido, como si en ese momento la melancolía, de la cual fue presidiario en sus años mozos, se hubiera sentado a su lado a hablarle al oído. Se recostó nuevamente en el sillón y cerrando sus ojos respondió:

-Es probable que no mijo, pero si haces todo lo que te dije demostrarás que amas tanto a esa muchacha que, aunque se vaya para la Patagonia, te irás tras ella.

Efe Ruiz
Nov 25 de 2014

Anterior
Escucha New York de Andrés de la Ossa
Siguiente
Don Beke y sus chicharrones de exportación